Untitled.

Quisiera atrapar los sueños que de mi mano derecha despegan sin decirme adiós, sin mirar atrás para ver la cara, aunque sea por última vez, de la persona que los cobijó durante todo este tiempo. Justo cuando empezaba a acostumbrarme a conservarlos, pues la remota idea de cumplirlos se me hacía imposible, se han lanzado a volar, dejándome solo con el eco de lo que nunca fue, ni podría nunca haber sido.

Pensé que las huellas que vi en la nieve sólo podrían ser resultado de la pisada de un gigante; mas me percaté de que no necesariamente debes tener un cuerpo para dejar borrones en el blanco suelo, en el tierra que proteje dorados cerezos, en cuyas ramas te sientas a rememorar las quimeras que adornan la pared de tu cabeza, es increíble que sean tantos como cerezas hay en los dorados árboles...¿cuál elijo para salvar, cuál merece ser rescatado?...ya sé, el que tenga las alas más pequeñas o se haya cortado los ligamentos mientras intentaba escapar de su antiguo dueño.

Gisse.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fotos guardadas.

NIN, BRMC, ARGENTINA Y EL DINERO...

Libros que DEBO leer en el 2009