Entradas

Tardes que se desarman en letras...

Pandémica y celeste

Imagínate ahora que tú y yo
muy tarde ya en la noche
hablemos de hombre a hombre, finalmente.
Imagínatelo,
en una de esas noches memorables
de rara comunión, con la botella
medio vacía, los ceniceros sucios,
y después de agotado el tema de la vida.
Que te voy a enseñar un corazón,
un corazón infiel,
Desnudo de cintura para abajo,
Hipócrita lector - mon semblable - mon frère!

Porque no es la impaciencia del buscador de orgasmo
quien me tira del cuerpo hacia otros cuerpos
a ser posible jóvenes:
Yo persigo también el dulce amor,
el tierno amor para dormir al lado
y que alegre mi cama al despertarse,
cercano como un pájaro.
¡Si yo no puedo desnudarme nunca,
si jamás he podido entrar en unos brazos
sin sentir -aunque sea nada más que un momento-
igual deslumbramiento que a los veinte años!.

Para saber de amor, para aprenderle,
haber estado solo es necesario.
Y es necesario en cuatrocientas noches
- con cuatrocientos cuerpos diferentes -
haber hecho el amor. Que sus misterios,
como dijo el poeta, so…

Fiesta de disfraces

Imagen
Acordaron verse en ese lugar,
nido estridente en el que se mecía el copete en los vasos.
El Che y sus delirios color olivo,
estrella roja en la frente
estampa de Fidel en el bolsillo del poto;
efervescencia casi de Yasta!
Hitler de barbería colombiana
SS de café con piernas,
dictador de uniformes falsos.
Rubia decolorá y verdosa,
rojos labios,
penetrados por la punta de un mechón de su peluca
Cicciolina de jet set timoTEÍSTA.
Se aburrieron del carrete en casa,
adornaron el bandejón central
ese de la Alameda.






Editor

Y así, de a poco, se fueron llevando sus libros.

Fotos guardadas.

Imagen
Ah!, qué lindo es escuchar; un don que en estos días va en picada; regalo maravilloso que perdió importancia cuando de percepción se trata.

Hoy caminaba con varios ojos en el cuerpo, creo que eso se llama "conciencia urbana", y me detuve en muchos lugares, detalles y cosas que, a pesar de ver todos los días, jamás había mirado con detenimiento.  Una publicidad saltó a mi vista sin que pudiera hacerle el quite, de hecho, me dieron ganas de escribir en ese momento, pero como no tenía papel y lápiz ordené ideas y rogué que se mantuvieran en ese lugar hasta que llegara a casa. Algo quedó y lo combiné con un triste suceso que ocurrió hoy; uno que me dejó con bastante pena y cuestionando cosas.

Creo en la importancia de oír y por eso el siguiente mensaje (que decía algo parecido esto) hizo mella en mí: "Escuchar es el primer paso para salvar vidas". En seguida se me vino a la cabeza el suicidio de Chester Bennington de Linkin Park y me pregunté si la gente que estuvo a s…

T.I.M.E

Imagen
Se sentó a mirar como todo pasaba frente a ella. Siempre se sintió más segura resguardada en la comodidad de su pose, con las manos perdidas en el abismo de su falda y las imágenes desfilando por su pupila dilatada. Sólo viendo, sólo sintiendo, sólo dejando... Le agradaba sentir cómo el tiempo se escabullía entre las hebras de su pelo, causando estragos en el reloj de su cuerpo. Porque cada escena que veía significaba minutos que restaba a su existencia. Vivía y moría por otros. Un buen día se casó de estar sólo mirando, de caminar por vidas ajenas y tropezarse en la de ella. Pensó que lo mejor sería tomar bandos, realizar acciones, correr, respirar, vivir. Comenzó con pequeñas cosas, sintiendo satisfacción inmediata, sensación de tarea cumplida y vitalidad recuperada. El poder subió por sus venas y se supo creadora de su propio presente, haciendo con eso mella en el pasado y en el futuro. Vivió algrerías, lloró tristezas y cayó en desesperaciones, pero nada la detenía. Hasta que un …

Abismo quimérico.

Imagen
Siempre dormía con la luz de noche encendida. Se sentía segura al pensar que si caía en un sueño muy profundo esa estela sería la que la guiara nuevamente al mundo de los vivos, al mundo en el que los que caminan parecen muertos moviéndose por efecto del viento.
Cerraba los ojos abriendo un abismo en su alma, girando la puerta de su yo reprimido, de su identidad guardada. Creía que si alguien dormía a su lado soñaría sus miedos, las derrotas que la atormentaban y las heridas que aún eran lamidas por sus demonios internos. Por lo mismo siempre estaba sola, temía a enfrentarse con la vasta inmensidad de un ser humano y que éste también colisionara con la de ella, no sabiendo si saldrían airosos.
Se soñó cayendo a un oscuro pozo y, en su inconsciencia,  trataba de asimilar cómo vacíos tan grandes habitan en cuerpos tan pequeños. Era como si otra vida sucediera en un universo paralelo, en donde lo corpóreo no fuera necesario y sólo existieran las sensaciones que dan forma al alma, con el …