jueves, 19 de junio de 2008

Es mi vida y qué...

Gisse nació un 14 de abril de 1983. Hija de una profesora de Artes y un dibujante arquitectónico que nunca ejerció para dedicarse a su pasión: los libros, siempre fue una niña muy inquieta mentalmente ya que a eso la tenían obligada los "pañales con fierros" que le pusieron durante los primeros cuatro años de vida, con el fin de corregir una incipiente displacia de caderas.

Apegada a su familia (tiene que haber sido la influencia Italiana de su abuelo materno, pilar fundamental en su existencia) incontables son las tardes en las que su abuela materna aprovechaba cualquier ocasión para sacarle esas incómodas cosas con fierros, con el fin de que ella gateara a gusto por el dormitorio...la felicidad terminaba cuando llegaba su madre y le volvía a poner esos fierros inmovilizantes.

Los primeros años de vida fueron muy tranquilos para Gisse, hasta que en 1986, llegó al mundo su hermana Lissette. Las personalidades de las dos hermanas quedaron de manifiesto instantáneamente: Gisse siempre fue más dócil, callada y quieta. Lisa nació con el histerismo en la sangre, poseía unos buenos pulmones para gritar, se enojaba mucho y tendía a mirar con unos ojos desafiantes a quien osara molestarla.

Durante su niñez, las hermanas no lograban llevarse bien, Gisse no desaprovechaba la ocasión de abusar de Lisa, fuera pegandole o mandandola. Una vez, Lisa se enojó tanto que lanzó una tijera directamente a los ojos de Gisse...ésta casi queda tuerta. Mi pobre abuela paterna, junto con, en ese entonces, mi adolescente tío, tenían que soportar los gritos y peleas de las hermanitas. Reyertas que finalizaban con un palmazo en los muslos y lágrimas en los ojos.

En la escuela, Gisse siempre intentó sobresalir, estudiaba mucho para lograr las mejores notas.
Sus "amiguitas" siempre abusaban de ella por ser la más pequeña y a la que más querían los profesores. Lo malo es que Gisse siempre se dejaba pegar por sus compañeritas, con el fin de seguir siendo amiga de ellas (siempre le tuvo miedo a la soledad) Luego, se dio cuenta de que la gente no era necesaria cuando no sabía retribuir cosas tan valiosas como la amistad y, por eso, comenzó a hacer los amigos necesarios.

Los abusos de sus compañeros se convirtieron en fuente de gratitud para la Gisse que se proyectaba en los años, pues supo aprender a defenderse en base a palabras y no con violencia, la que asociaba inconscientemente con personas vulgares y cortas de intelecto, es decir, con sus antiguas "amiguitas"...a las cuales les desea simplemente lo mejor (yeah right...)

Fue a los catorce años cuando Gisse descubrió la música...su eterna compañera, a quien tomaría de la mano para no soltar jamás. A quien haría su eterna compañera durante los años que venían y por la que probaría ser capaz de grandes hazañas. Sus primeros acercamientos con la música fueron mediante sus tíos: Pink Floyd, Led Zeppelin, The Doors, David Bowie, Depeche Mode, entre otros.

De la misma forma, descubrió otra afición (aunque ésta llegó a su vida a la edad de 10 años) los juegos electrónicos. Un sega Genesis hizo de sus tardes las más entretenidas del mundo e hizo los años y el mundo girar un poco más rápido, este amor por los videojuegos la siguió para siempre, aunque sus reflejos comenzaran a decaer un poco a medida que sus edades fueron pasando.

La enseñanaza media fue un reverendo infierno para Gisse, pero lo bueno de esa etapa es que se empezó a llevar bien con Lisa, tanto que se hicieron yuntas. Tenían en común el amor por una banda llamada Smashing Pumpkins y compartían conversaciones de música que cualquier persona melómana desearía....la música era lo vital en su vida, no necesitaba hombres ni muchos amigos, sólo un personal y cassettes (sí, soy de la época en donde estos se rebobinaban con el lápiz para no gastar las pilas)

A pesar de que no le importaba tanto hacer amistades, Gisse logró hacer tres excelentes amigos en el colegio: Marcela, Gonzalo y Janita (tres personas extraordinarioas que compartirían muchos años con ella, hasta que lograran tomar el camino para hacer sus vidas...con Gonza siguió en contacto, con Marcela se peleó y con Janita no habla nunca)

Los años pasaron y entró a la Universidad a estudiar Periodismo. Siempre fantaseaba con cubrir grandes festivales de música o, en su defecto, montar una banda y hacer música, respirar de ella, llenarse de ella. Se comenzó a destacar en todas sus materias y sobresalía por su agudeza y sus forma ácida de crítica...no conocía el fracaso ni la pérdida.

Eso hasta que, en segundo año de Universidad, su abuelo materno falleció de forma muy repentina. Él siempre estuvo orgulloso de su "señorita periodista" y Gisse lo único que quería es que la viera titularse con honores, pero la vida juega de maneras raras y esta incipiente reportera aprendió lo que significaba llorar por horas en base una partida que la dejaba coja, caminado como pato...tal como si nunca hubiera usado ese arnés metálico que tanto la inavalidó.

Los siguientes años pasaron calmos, Gisse aún conserva a sus dos amadas abuelas y su relación con Lisa es, realmente, de hermanas. Aunque su vida estaba tranquila, Gisse extrañaba a sus amigos de colegio y, aparte de ellos, no tenía a muchos compinches, cosa que cambió gracias al amor que profesaba a una banda llamada Nine Inch Nails. Fue gracias a esta brillante agrupación como conoció a su mejor amiga: Marcela U. y a un montón de otras valiosas personas... supo que nunca había tenido amigos de verdad hasta ese momento.

Comenzó para Gisse la época de carretes todos los fines de semana, la era en donde probaría muchas cosas nuevas y sabría lo que es compartir con gente sus gustos y aficiones. Su amor por la música la hizo aventurarse a viajar a otro país para ver a NIN, banda que canceló su visita a nuestro país por problemas técnicos. Empacó un poco de ropa y partió con 60 mil pesos chilenos a Buenos Aires, en donde - en el Luna Park- pasó una de las noches más importantes de su vida y acompañada de personas maravillosas.

Luego de volver a Chile con esa experiencia en el cuerpo (casi murió en la cancha de NIN), se dedicó a terminar su carrera, la cual le daba cada vez más satisfacciones. Hizo su tesis en Periodismo de Opinión, basandose en la situación de la eutanasia en Chile. Esta investigación - que aprobó con la nota máxima- la hizo probarse, durante un año completo, que podía hacer las cosas sola y no depender de nadie para lograr lo que quiere: sólo ella es necesaria.

Su titulación también fue un gran hito para Gisse, a pesar de no lograr la calificación que esperaba y por la que estudió seis meses seguidos sin descanso. No obstante, se sintió feliz por que su madre, Lisa y su mejor amigo de la universidad, Roberto, la acompañaron es este decisivo momento.

En esos mismos tiempos Gisse conoció a algunas personas también (aprendió que la vida es un constante peregrinar de vidas que se construyen cerca de ella, de amores que se profesan en conjunto por algo que logra unirnos como humanos que somos), con las cuales se embarcaría en el siguiente mayor hito de su vida: vuelve BA a ver a sus queridos Black Rebel Motorcycle Club, banda que la traía de cabeza desde el comienzo de su vida universitaria. Lo mejor de esto, es que viajó con su hermana Lisa, quien también gusta de dicha agrupación.

La vida para Gisse es incierta ahora, lucha por salir del cascarón que no ha sido impuesto desde afuera, sino que desde su interior mismo. Está asustada por confirmar algunas sospechas que la atormentan, pero que si no las devela no podrá saber quién es realmente, ni lo que quiere lograr de su vida...sin duda le deseo coraje y fortaleza.


Gisse is in tha house!!!

Sí, sucumbí a expresar mis pensmientos mediante esta herramienta que llamamos blog. Siempre me consideré enemiga de éstos ya que no quiero pasar por una persona que necesita de la legitimación ajena para sustentar sus propias convicciones.

Suelo decir: "Los blogs son para la juventud Pseudo pensante que se cree especial por escuchar un determinado estilo de música, ver los filmes de x cineastas, leer obras de x autores o pararse sobre una determinada opinión política..."

Cuando decidí comenzar esto, no lo hice porque mi opinión haya cambiado, sino porque tengo tiempo libre y prefiero pasarlo escribiendo, que pensando en una nueva forma de hacerme millonaria sin comprar boletos de lotería.

Eso.